[Lo que ha dado en llamarse el “cuestionario Proust” fueron en realidad, al menos, dos. El primero aparece fechado en 1885 y se vertió sobre el álbum inglés de Antoinette Faure. Ahí es posible leer a un Marcel Proust más bien tímido y apacible y no pocas preguntas quedaron sin respuesta. En 1890, por otra parte, año en que el autor francés asistió a clases con Henri Bergson en la Sorbona—hecho que será un hito en su carrera de escritor—, responde a otro: Marcel Proust par lui-meme. A decir de Rafael Conte, quien integró el álbum del autor francés para Alianza Editorial, en este segundo cuestionario “vemos cómo sus gustos artísticos y literarios se han ampliado.” Responder el cuestionario Proust no es asunto fácil. La aparente sencillez de las preguntas contrasta con el universo de asociaciones libres que es capaz de suscitar. Aquí lo responderán algunos autores.]

*

El rasgo principal de mi carácter.

–La risa.

 

La cualidad que prefiero en un hombre.

–Que me admire porque es inteligente.

 

La cualidad que prefiero en una mujer.

–Que sea brillante.

 

Lo que más aprecio en mis amigos.

–La honestidad.

 

Mi principal defecto.

–La impuntualidad.

 

Mi ocupación preferida.

–Dormir.

 

Mi sueño de felicidad.

–Una casa, con un perro y tres hijos. La internacional suena al fondo.

 

Cuál sería, para mí, la mayor desgracia.

–Perderme en otro. Vaciarme, o hacerme New Age y escribir mala poesía.

 

Quién querría ser.

–Yo, pero con un jardín. O yo pero con cirugías como la lipectomía o yo pero bebiendo cerveza.

 

El país donde querría vivir.

–En un país sin sueños de sangre.

 

El color que prefiero.

–El blanco. La ausencia de color.

 

La flor que me gusta.

–¡Jacarandas!

 

El ave que prefiero.

–Águila.

 

Mis autores preferidos en prosa.

–Ma Jian, J.M Coetzee, Charles Bukowski, Clarice Lispector, Heminghway, Carver, Helguera.

 

Mis poetas preferidos.

–Issa Kobayashi, Rumi, Neruda, Plath, Pound, Ulalume González, Jorge Cuesta, V. Anaya.

 

Mis héroes de ficción.

–Miles Heller, El protagonista de Sunset Park de Paul Auster.

 

Mis heroínas preferidas de ficción.

–Susan Barton, la protagonista de Foe de J.M. Coetzee.

 

Mis compositores preferidos.

–Dimitri Shoshtakovich, porque se opuso a Stalin y Giorgy Ligeti por Kubric.

 

Mis pintores preferidos.

–Goya, Kandisky, Siquerios y de los mexicanos vivos: Guillermo Arreola.

 

Mis héroes de la vida real.

–Mis abuelos maternos, Fernando y Consuelo.

 

Mis heroínas de la historia.

–La abuela de Gauguin, Rosa Luxemburgo, Olga Benario, Margarita Magón.

 

Mis nombres preferidos.

–Ana Karenina (como mi hermana).

 

Lo que detesto por encima de todo.

–La estupidez.

 

Los personajes históricos que desprecio más.

–Los guardianes de las dictaduras y el arquetipo del charro sindical mexicano.

 

La empresa militar que más admiro.

–Las Brigadas Rojas.

 

La reforma que creo más necesaria.

–La que lleve al trabajo/tiempo enajenado a su fin. La consciencia hedonista, anticapitalista.

 

El don de la naturaleza que quisiera tener.

–La consciencia de una planta.

 

Cómo querría morir.

–Mientras duermo, en un sueño: mis nietos juegan afuera.

 

Estado actual de mi espíritu.

–Alegre.

 

Las faltas que me inspiran más indulgencia.

–La imprudencia.

 

Mi lema.

–Somos anarcos y sí, así de tanto.

 

Sidharta Ochoa nació en 1984 en Tecate, en la frontera norte mexicana. Autora de Tatema y Tabú (Borrador Editores, Lima, 2011) y Estética de la Emancipación (H&B, San Diego California, 2012). Obtuvo la beca Jóvenes Creadores del FONCA en el 2012. Su trabajo académico gira en torno al capital social y los movimientos políticos en América Latina. Fue investigador visitante en FLACSO, Argentina en el 2011. Vive en el DF.

*

Twitter: @Luis_Bugarini