[Carla Faesler (1967), quien recientemente publicó Formol (2014), responde al Cuestionario Proust.]

*

El rasgo principal de mi carácter.

Creo sinceramente que no tengo un rasgo principal. ¿Ese es mi rasgo principal?

 

La cualidad que prefiero en un hombre.

La imaginación.

 

La cualidad que prefiero en una mujer.

La imaginación

 

Lo que más aprecio en mis amigos.

La imaginación y el humor. Bueno, sin imaginación no hay humor.

 

Mi principal defecto.

Dudar todo el tiempo, de mi, de todo a mi alrededor.

 

Mi ocupación preferida.

Escribir. Ir soltando una palabra detrás de otra, armar un mecanismo de palabras.

 

Mi sueño de felicidad.

No desear nada. El desapego.

 

Cuál sería, para mí, la mayor desgracia.

Que como seres humanos no tomáramos otra ruta existencial.

 

Quién querría ser.

Yo misma pero en una mejor versión.

 

El país donde querría vivir.

Aquí en México. A veces India, pero mejor México.

 

El color que prefiero.

Rojo

 

La flor que me gusta.

Crisantemo amarillo, entre las casi todas que me gustan. Mi idea de extraterrestre es, por supuesto, una flor.

 

El ave que prefiero.

El flamenco, el gorrión y la gallina. Pero todas las aves, por tan extrañas y lejanas de lo que somos los humanos.

 

Mis autores preferidos en prosa.

No tengo una lista definida pero ahí van algunos: Daniel Sada, Witold Gombrowicz, Amparo Dávila,  César Aira, Sadegh Hedayat, David Garnett, Valentine Pemrose, Jorge Luis Borges, Leopoldo Lugones, Ian McEwan, J. M. Coetzee, Virginia Woolf, Oscar Wilde, en fin..

 

Mis poetas preferidos.

Osvaldo Lamborguini, Anne Carson, Antonio  Gamoneda, Sor Juana, Wislawa Szymborska, Diego Maqueira, uy, muchos.

 

Mis héroes de ficción.

He tenido varios. Hace años, Raskolnikov, pero desde hace tiempo en el que más pienso es en Yzur, el mono de Leopoldo Lugones.

 

Mis heroínas preferidas de ficción.

Elizabeth Costello de Coetzee y Sylvia Tebrick, la mujer que se transforma en zorro en Lady into Fox de David Garnett.

 

Mis compositores preferidos.

No tengo preferidos, muchos me gustan, mi espectro es amplio. Me gusta Gluck, me gusta Cage, me gusta Juan Gabriel. Barroco, clásico, experimental, popular, disfruto de todo lo que mi oído aprecia. Pero también, lo que más busco últimamente es el silencio.

 

Mis pintores preferidos.

Pienso muy seguido es en Jerónimo Bosch y en Julio Ruelas.

 

Mis héroes de la vida real.

Los autodefensas mexicanos, los normalistas, los maestros comprometidos con la educación.

 

Mis heroínas de la historia.

Las soufragettes, las mujeres indígenas. Las activistas mexicanas asesinadas por exigir justicia.

 

Mis nombres preferidos.

Aureliano y Martina.

 

Lo que detesto por encima de todo.

La soberbia. Lo obtuso. El “NO” como respuesta automática.

 

Los personajes históricos que desprecio más.

Los innombrables que despreciamos todos.

 

La empresa militar que más admiro.

Ninguna. Bueno, tal vez las empresas de salvamento y apoyo a las personas afectadas por catástrofes.

 

La reforma que creo más necesaria.

La que cada individuo debe realizar personalmente. Pensar en el otro es el primer gesto ecológico.

 

El don de la naturaleza que quisiera tener.

La modestia y la indiferencia. La indiferencia.

 

Cómo querría morir.

Imperceptiblemente.

 

Estado actual de mi espíritu.

Desasosiego, alerta y movimiento, por la situación que vivimos en México.

 

Las faltas que me inspiran más indulgencia.

La impaciencia y la lentitud.

 

Mi lema.

La rapidez con la que el mundo cambia me parece escadalosamente lenta. Ahora, no sé mañana.

*